sábado, 18 de junio de 2016

Del apartheid sudafricano al apartheid venezolano.

            
Cuando te das cuenta de que a tus vecinos militares retirados afectos al régimen les traen entre otras cosas la comida,  artefactos del programa social “tu casa bien equipada” y mantienen en su servidumbre a miembros de la Fuerza armada como choferes en el mejor de los casos, todo esto en contravención de la más elemental prudencia o recato sin hablar de un efímero respeto a la Leyes de Salvaguarda del Patrimonio Público  lo cual pareciera letra muerta para el régimen, entiendes que la justicia se desvirtuó , que el oportunismo reino hecho socialismo y que aquello de la igualdad es solo para el relleno político de los más necesitados a fin de buscar su lealtad a fuerza de hambre y presiones en el mejor ejemplo de apartheid político al cual todos estamos sometidos.

       A lo anterior le puedes agregar que otro vecino hermano de una ministra le apartan, le guardan sus bolsitas en el PdMercal sin necesidad de colas, anotarse en listas o CLAP, y cuando entonces vas a lo poco que queda del comercio formal en tu municipio, tampoco puedes comprar por que las maravillas del consejo comunal no han hecho ni siquiera las coordinaciones con esos comercios, y entonces la alcaldía bajo el dominio opositor se presta a condenar o limitar cual delincuentes al común de los habitantes en el supremo esfuerzo de “evitar el bachaqueo” tratando a justos y pecadores cual delincuentes. Mientras tanto el alcalde busca ser gobernador.

        Recuerden respetados lectores que básicamente, este sistema de segregación racial en Sudáfrica “el apartheid” consistía en la creación de lugares separados, tanto habitacionales como de estudio o de recreo, para los diferentes grupos raciales, en el poder exclusivo de la raza blanca para ejercer el voto y en la prohibición de matrimonios o incluso relaciones sexuales entre blancos y negros.

Si bien su propósito era conservar el poder para la minoría blanca, 21 % de la población, que en otras condiciones habría perdido su posición de privilegio; estuvo en vigor hasta los años 1990, siendo Mandela  y  Frederick De Clerk los artífices de su abolición luego de esfuerzos mundiales concentrados en el foro económico mundial de Davos, recordando que Mandela fue el más insigne representante de la resistencia negra y quién sufrió 30 años de cárcel, siendo De Clerk un blanco sudafricano de tendencia moderada, la comparación me parece a tono con la realidad venezolana, solo que no encuentro en el panorama las figuras emblemáticas como Mandela y De Clerk que a la postre consiguieron unir a una nación devastada y destruida por odios raciales ancestrales, ganando en 1993 el premio Nobel de la paz por su trabajo para el fin pacífico del régimen de apartheid , y por sentar las bases para una nueva Sudáfrica democrática

Como verán las similitudes en cuanto al porcentaje de aceptación del apartheid en aquel entonces con respecto a nuestra criolla realidad es más que evidente, así como el adjetivo de devastada  también lo es, ojala no esperemos a igualarla en lo destruida y que rectifiquemos a tiempo para comenzar a reconstruir.

Habiendo recorrido en estas cortas líneas lo importante de los líderes puntuales para salir del apartheid sudafricano, ojala los nuestros permitan acabar el apartheid venezolano, antes de que la historia haga tierra fértil de las filmografías sobre una tierra otrora rica ahora devastada.

Mandela y De Clerk en Davos 1992 Foro Económico Mundial



5 comentarios:

Ana Evangelina Di Marzo Cantón dijo...

Un aplauso de pie primo. ¡Magnífico!

Bernardo Jurado dijo...

Este es un gran escrito, documentado, ajustado a la verdad y a la realidad actual y con maestría sugieres en la historia de South África, lo que realmente esta sucediendo...felicitaciones!!!!

José Rodríguez dijo...

Excelente mi CN!!! Como ya nos tiene acostumbrado. Pepe

Roberto de Jesus dijo...

Me parece muy acertado tu escrito sobre la situacion que estamos viviendo, todo esto es consecuencia, a mi criterio, del desmembramiento familiar que nos ha llevado a enfrentamientos dentro de la familia por ideas politica, cuestion que nunca habia sucedido y por la concepcion del individualismo como una forma de subsistencia social donde se establece la posesion de bienes materiales como una "forma de riqueza" y de aceptacion.Estamos perdiendo la capacidad de relacionarnos entre si y esto nos lleva inevitablemente al aislamiento y a la sustitucion de valores: el respeto,la tolerancia,la honradez,la fé por cosas inanimadas que solo dan pobreza.Adelante con tus escritos y estare pendiente de ellos, saludos RRR


Te invitoa visitar mi blog: http://robertorodriguez23.blogspot.com/

Antonio J. Pérez Aguirre dijo...

Excelente escrito y análisis comparativo. BZ.